CREAR UN MUNDO SIN DESPERDICIOS Ganador

Italy

The City of Milan Food Waste Hubs

Un tercio de todos los alimentos producidos en el mundo se desperdicia. Cada alimento desechado utiliza valiosos recursos y ejerce presión sobre la agricultura. El sistema alimentario mundial genera entre el 25-30 % de las emisiones mundiales totales de gases de efecto invernadero. Asimismo, cientos de millones de personas sufren inseguridad alimentaria.   

Los Food Waste Hubs de la ciudad de Milán, que recuperan y redistribuyen los alimentos no utilizados, abordan dos problemas a la vez. Presentado en 2019 con el objetivo de reducir las cifras de desperdicios a la mitad en 2030, cada hub recupera alimentos principalmente de los supermercados y comedores de empresas y los entrega a las ONG que los distribuyen entre los ciudadanos más necesitados.   

Milán es la primera gran ciudad que aplica una política en materia de desperdicio de alimentos en toda la ciudad, que incluye organismos públicos, bancos de alimentos, entidades benéficas, ONG, universidades y empresas privadas. Y está funcionando. En la actualidad, la ciudad cuenta con tres Food Waste Hubs, cada uno de los cuales recupera unas 130 toneladas de alimentos al año, es decir, 350 kg al día, lo que equivale a unas 260 000 comidas.  

Milán ha creado un modelo que puede escalarse a todo el mundo. Si cada vez más se sigue el ejemplo de Milán, las ciudades podrían convertirse en uno de nuestros mayores activos en el progreso de la humanidad hacia un mundo sin desperdicios ni residuos.   

Más información

Nuestros Finalistas

Queremos conseguir un mundo en el que nada se desperdicie, en el que los restos de un proceso se conviertan en la materia prima del siguiente, tal y como ocurre en la naturaleza. Otorgaremos el Premio Earthshot a los esfuerzos más destacados para afrontar este desafío. Conozca a los Finalistas que van a ayudarnos a conseguir este Earthshot con sus increíbles soluciones.

CREAR UN MUNDO SIN DESPERDICIOS Finalistas

Kenya

Sanergy

En el mundo en desarrollo se está produciendo una crisis de saneamiento y gestión de residuos a medida que las ciudades en auge luchan contra un auténtico diluvio de residuos. Con los centros urbanos superando los sistemas de alcantarillado, el mundo necesita formas limpias y rentables de procesar los residuos orgánicos. Y llega Sanergy.   

Las economías emergentes generan 2000 millones de toneladas de residuos sólidos al año, una cifra que seguirá aumentando. Sanergy, con sede en Nairobi, demuestra que se pueden gestionar de forma segura. Los aseos secos rentables y construidos localmente ofrecen una alternativa limpia y asequible a las alcantarillas. Los residuos sanitarios procedentes de los barrios marginales y todas las demás formas de residuos orgánicos procedentes de las cocinas, los almacenes agrícolas y los mercados se eliminan de forma segura, se transportan a la fábrica de Sanergy, donde son consumidos por las larvas de la mosca soldado negra y se convierten en insumos agrícolas seguros que se venden a los agricultores locales.   

Sanergy sirve a 140 000 residentes cada día y elimina 20 000 toneladas de residuos al año. También combate la inseguridad alimentaria: Los fertilizantes orgánicos y las proteínas de insectos para piensos animales de Sanergy  han aumentado los volúmenes de la agricultura hasta un 30 %, y han ayudado a los agricultores a responder a las necesidades de las poblaciones en expansión.   

Sanergy ya es la mayor fábrica de reciclaje de residuos del África Centro-Oriental.  En los próximos cinco años, los fundadores quieren reutilizar cinco millones de toneladas más de residuos. Se trata de una solución ingeniosa para un problema ‘desagradable’.  

Más información

CREAR UN MUNDO SIN DESPERDICIOS Finalistas

Japan

WOTA BOX

Casi el 40 % de la población mundial va camino de sufrir «estrés hídrico» en 2050. El cambio climático y el crecimiento demográfico ya están provocando escasez en todo el mundo. 

WOTA, una start-up japonesa, quiere mejorar la seguridad del agua ayudando a las personas a reutilizar las aguas residuales. Fundada en 2014, el primer producto de la empresa, WOTA BOX, es la única solución de este tipo que convierte más del 98 % de las aguas residuales en agua dulce limpia. 

Una fracción del tamaño de una planta típica de tratamiento de aguas, es 50 veces más eficiente, y WOTA BOX puede suministrarse a gran escala. Además, la instalación no requiere ninguna infraestructura existente. 

La solución ya ha tenido un gran impacto. En los últimos años, en Japón, más de 20 000 personas usaron esta tecnología tras sufrir inundaciones, tifones y terremotos y quedara cortado el suministro de agua.

Ganar el Premio Earthshot ayudaría a ampliar las operaciones en todo el mundo, al tiempo que reduciría los costes para los países en desarrollo. WOTA espera que su tecnología sea tan habitual como los generadores de energía. Si tiene éxito, podría salvar al mundo de un futuro con problemas de agua. 

Más información
Royal Foundation